La calificación numérica sí puede ser una motivación para los estudiantes, pero ¿a qué costo?

Aunque entiendo que la educación ha funcionado durante mucho tiempo con base en las notas como método de evaluación, no estoy convencida de que realmente estas apoyen los procesos educativos. Manejada como incentivo, la calificación numérica sí puede ser una motivación para un mayor esfuerzo de los estudiantes, pero ¿a qué costo?

La buena educación debe asegurar que la nota sea menos importante que el aprendizaje, el crecimiento a largo plazo, y la autoevaluación por parte de los mismos estudiantes.

Hay una diferencia grande entre una evaluación cualitativa, que nos ayude a crecer, y una nota que cuantifica la calidad del trabajo.

Muchos estudios han encontrado lo mismo: cuando los estudiantes y familias están demasiado enfocados en la nota como meta se concentran mucho menos en el aprendizaje y hasta se destacan menos al final.

Una evaluación cualitativa, formativa y constante, que incluye la autoevaluación motiva mucho más el crecimiento a largo plazo que los exámenes y capta mucho más la evolución del estudiante como persona.

Lo ideal es que la motivación para educarse sea intrínseca, no extrínseca, como las notas, que además suelen causar presión y estrés a muchos estudiantes.

He conocido demasiados niños de 7 años con úlceras por tratar de ganar las notas que los padres o docentes esperan. Cuando es el fin de la educación, la calificación se convierte en la galleta para el perro y los estudiantes en los perros que tienen que brincar para ganarlas.

Obviamente, el sistema educacional funciona aún por medio de notas y las escuelas que las quiten por completo van a tener que trabajar duro para no perjudicar a sus estudiantes cuando busquen universidades. Pero estoy segura de que importan mucho más la autorreflexión, la evaluación entre compañeros y la evaluación narrativa del docente que un par de números.

Eso no quiere decir que la evaluación no sea importante, pues esta siempre estará presente, incluso en la vida profesional, pero hay que buscar otras maneras de medir el conocimiento de los jóvenes. La nota en sí es solamente una manera de evaluación entre muchas, y creo que hay que complementarla con evaluaciones más auténticas y subjetivas que capten mejor un ser humano en crecimiento y formación.

 

icon-check-circleFuente: http://www.eltiempo.com/vida/educacion/la-nota-no-debe-ser-la-unica-forma-de-evaluacion-columna-de-jennifer-d-klein-217438

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *